“Dios me escogió”: Testimonio Hermano Joel Chaparro IMCH Lenga

“Dios me escogió”: Testimonio Hermano Joel Chaparro IMCH Lenga

5
0
Compartir

Quiero en esta  oportunidad llevar a ustedes mi Testimonio, evidencia de que cuando somos escogidos por Dios, cuando estamos en sus pensamientos, como bien dice su palabra, desde antes de la fundación del mundo, Él se encarga de demostrarnos su amor, su protección y compañía durante nuestra vida.

Nací en la localidad de Lenga, el 27 de septiembre de 1980, en esos tiempos era un lugar muy pobre; en nuestra familia éramos 4 hermanos, mas mi madre Nancy Soto Rivas, quien nos crio; ayudábamos para el sustento en casa sacando y vendiendo mariscos.

Mi infancia fue dura, precaria, con muchas carencias y necesidades, los estudios eran parte de esas carencias, en el sector había una escuela que solo tenía hasta 6° año básico y salir de ese lugar a estudiar era muy complicado, casi imposible por la distancia ya que no había locomoción a diario como lo hay hoy en día, por ende, era imposible salir todos los días de la Caleta para ir a estudiar, además de esto se sumaba el factor económico en mi familia lo que hacía impensable la posibilidad de estudiar, sin embargo al salir de 6° básico, Dios me premio con obtener el Primer lugar y digo que fue Dios porque “Él ya había planificado mi vida”,  esto no era merito mío sino que era Su voluntad cumpliéndose en mí.

Una señora, Sandra Riveros quien era enfermera, tenía a su esposo que sufría del corazón, ella le dijo a Dios que si le ayudaba en esa prueba de la enfermedad de su esposo, ella ayudaría al niño que saliera con el primer lugar de la escuela en Lenga para que pudiera continuar con sus estudios; ella dispuso esto en su corazón, pero he comprendido que fue Dios quien estaba actuando a mi favor porque Él hace las cosas según su plan para cada uno de nosotros, esa enorme bendición recayó en mí, un niño humilde, sin esperanza alguna de poder seguir estudiando, pero en Dios todo es posible, Él tomo los medios, movió corazones e incluso utilizo a aquellos que ni siquiera le conocían para bendecir y cumplir sus promesas en mí.

Dios también proveyó un hogar en Hualpén donde me acogieron para poder terminar 7° y 8° año básico, y luego la enseñanza media en un internado en la Comuna de Tomé. Además la persona que me apadrino,  se preocupó de darme lo mejor para estudiar: uniforme, útiles, zapatos, todo de casas comerciales grandes donde jamás había entrado y de  la mejor calidad,  también se preocupó de mi alimentación, me daba unos suplementos alimenticios para suplir nutrientes y vitaminas que carecía desde niño y que obviamente me ayudaba a mis estudios; todo lo que ella me dio hoy comprendo que venía de parte de Dios, de mi Dios quién me escogió y me protegió, me brindo de sus beneficios, siendo un niño me demostró su amor eterno y aún faltaban sueños por cumplir.

Al terminar la Enseñanza Básica, mi anhelo era seguir estudiando, pero los fantasmas de las carencias aún permanecían, pero Dios que siempre está pendiente de todo, permitió que pudiera optar  al internado en Tomé y así pude estudiar  toda  mi Enseñanza Media.

Durante esa época me acerque a Dios, comencé a congregarme en la Iglesia, asistía a la Escuela Dominical y empecé comprender que todo lo que estaba viviendo era por la misericordia y el amor de Dios.

En el corazón de mi madre siempre estuvo el  deseo que sus hijos pudieran acceder a Estudios Superiores, pero nosotros veíamos nuestra realidad, mas Dios miraba más allá, Él tiene planes y propósitos y Él cumple; fue así como Dios permitió que pudiera estudiar en INACAP y aunque ese período no estuvo exento de dificultades, Dios siempre estuvo presente en todo, hoy puedo comprender que todo Dios lo había paneado para mí, a pesar de vivir una infancia dura, llena de carencias, Dios tomó a personas para que a través de ellas pudiera ver el amor de Dios reflejado y manifiesto en mi vida.

Hay un versículo que me representa Juan15:16 “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidierais al Padre en mi nombre, Él os lo dé”; si yo me hubiera quedado mirando mi realidad, jamás hubiera disfrutado de los beneficios que Dios tenia para mí, Él me escogió, por eso me guardó y me proveyó, no por ser el mejor, en lo absoluto, sino porque Dios tuvo misericordia de mí. Hoy Dios me ha bendecido de maneras que nunca pensé, me dio una Esposa y 4 hijos, sigo viviendo en la Caleta de Lenga y Dios ha sido fiel, después de ser un lugar lleno de  pobreza y humilde, hoy es un lugar que da trabajo a cientos de personas, un sector que Dios ha prosperado y ha levantado; Dios nos ha hecho parte de esta bendición, hoy junto a nuestra familia contamos con 3 Restaurante en donde, para la Gloria de Dios le damos trabajo a unas 250 personas. En Lenga hay Hijos de Dios que le han creído y confiado en Él y Dios ha cumplido.

Humanamente podemos ver carencias y necesidades, pero Dios quiere bendecirnos, prosperarnos y cumplir sus planes en nuestras vidas, Él quiere alguien que sea capaz  de llevar su fruto y compartir esa bendición a otros, no espere tanto para creer, confié, Dios cumplirá también sus promesas en usted.

1

Testimonio del hermano Joel Chaparro de la IMPCH Lenga

Corresponsales; Yuvitza Ortiz Orellana

Ester Valdebenito Rodríguez

Comunicaciones IMPCH.