Guarilihue

Guarilihue

LOGO_GUARILIHUE


 

PASTORADO

Pastor Carlos Opazo

Nuestro pastor Carlos Alberto Opazo Peña nació en Los Ángeles en la primavera del año Mil novecientos setenta y tres. Fue un nueve de Octubre cuando vio la luz el tercero de los cinco hijos del matrimonio de Albertano Opazo Sanhueza y Nelly Peña Marilao. Sus hermanos son Maleny y Marco, mayores, junto a los que siguen, Henry y Carolina.

A los dos y medio años se traslada, con su familia, al pueblo de Huépil. Dios había llamado al ministerio pastoral a sus Padres, ese año Setenta y seis. En ese lugar creció: aprendiendo a tocar diversos instrumentos, participando de las fascinantes Escuelas Dominicales, como también de las predicaciones al aire libre, en medio de un ambiente perfumado de milagros y obras con que Dios respaldaba el trabajo de su padre. Sin lugar a dudas, comenzó allí el extraordinario aprendizaje de ”vivir por fe”.

Durante los trece años de estadía en esa localidad, hizo sus estudios básicos, destacándose por su respeto y conducta.

A los quince años, por traslado de sus Padres, llega a Coelemu. Siempre dentro de la iglesia, sigue aprendiendo a ejercer trabajos mayores; venciendo, poco a poco, su timidez, gracias a que Dios lo bautizó con su Espíritu Santo. Llegando a ser Predicador, Jefe de la Juventud Unida, Jefe de audio, Ayudante de Jefe de Coro, Superintendente de la Escuela Dominical y Oficial Diácono de la Iglesia.

En el área académica, termina la enseñanza media en el liceo de la ciudad teniendo un destacado rendimiento, a la vez que sobresale por su trato respetuoso con sus pares y profesores. Posteriormente inició estudios universitarios que prontamente dejó. Años más tardes estudió Teología en dos facultades, una extranjera y la otra nacional, alcanzando su Diplomado.

Fue en la misma congregación de Coelemu donde conoció a, quien sería su “amada esposa”, la hna. Claudia Ximena Constanzo Calzadilla, una fiel y hermosa señorita; con quien, el cinco de Febrero del año Dos mil, contrajo matrimonio. A Ellos Dios los bendijo, primero con dos hijos mayores: Pablo Alberto y Carla Belén. Sin pensar en que el Señor tenía algo más para ellos…

Así llegó el catorce de Diciembre del año Dos mil tres. Domingo en el cual fueron llamados al ministerio pastoral en la iglesia de Guarilihue. Momento en el que empezaron una nueva vida de servicio a Dios junto a su pequeña familia y esos preciosos Hermanos. Todo con el palpable respaldo de Dios para, más adelante, alcanzar el Grado de Pastor Diácono el año dos mil nueve, en la conferencia de Talca, ocasión en la que, la compañía de algunos hermanos Oficiales Diácono, dio el realce emotivo a tal distinción.

De ahí en más, se ha hecho visible la Obra del Espíritu en el Ministerio de nuestros Pastores, confirmándolos con la llegada de nuevas almas y un avance espiritual y material notable, para la “Gloria de Dios”. Además hace poco se les sumó una nueva hija, Francisca Antonia, que ha traído frescura y renovación al hogar, completando así el núcleo familiar.

Actualmente Nuestro pastor Carlos desempeña la función de Tesorero dentro de nuestro sector, al igual que su esposa; y, Ayudante de Superintendente, además de estar a cargo de dos comisiones en la organización de nuestra Conferencia.

Para concluir, una expresión de nuestro Pastor: “En el ejercicio del Ministerio Pastoral han cobrado valor cada vivencia de la infancia, cada fracaso de la adolescencia, cada experiencia juvenil… todas las cosas nos han ayudado a bien. Al demostrarle nuestro amor a Dios, hemos comprobado que fuimos llamados conforme a su propósito, ¡GLORIA A DIOS!”