Lirquén

Lirquén

LOGO_LIRQUEN


HISTORIA

La obra del Señor en Lirquén tiene sus comienzos en el año 1935. El primer siervo en atender la Obra en aquel lugar fue el Pastor Salvador Salgado, quien viajaba desde Tomé a predicar el Evangelio por las calles de la ciudad.
Las primeras reuniones se efectuaron en el hogar del hermano Roberto Barra Figueroa, quien vivía en los pabellones de los trabajadores de VIPLA (Vidrios Lirquén). Posteriormente, el lugar de reunión se trasladó al sector de Barrio Chino, siendo designado como Guía del local el hno. Clodomiro Vega Sánchez.
Al pasar los años, muere el Pastor Salgado y asume la dirección de la Iglesia el pastor Juan de la Cruz Vilches, instancia en la cual el local de Lirquén sufre un quebrantamiento y solo un grupo de hermanos continúa bajo la dirección del nuevo Pastor, trasladándose a otro lugar de reuniones en la calle Manuel Rodríguez n° 360.
En sus comienzos se acondicionó una pequeña pieza en la propiedad de la señora Hortensia Navarro, la que fue adquirida a nombre de la Iglesia Metodista Pentecostal en el año 1951, por la suma de “$250”. En aquél trámite de adquisición participó el Pastor Mamerto Mancilla Tapia, enviado por el Obispo Manuel Umaña.
Es hasta el año 1984, en que el Pastor Vilches siente de parte del Señor que el anexo de Lirquén pase a ser una Iglesia constituida, para lo cual nombra al hermano Héctor Reyes Arriagada como continuador de la Obra, siendo éste ordenado Pastor en la Conferencia de Temuco, en el año 1985.
El Pastor Reyes, antes de ser nombrado como tal, fue encargado del anexo de Lirquén durante 4 años; y, actualmente durante su ministerio pastoral ha trabajado mucho en el área espiritual y material de la iglesia. Se ha construido un nuevo templo matriz, que alberga una gran cantidad de hermanos. También, se han establecido hasta el momento 5 locales dentro del circuito, los que son: “Punta de Parra”, “Primer Agua”, “Ríos de Chile”, “Vista Hermosa” y “Lord Cochrane”, cada uno con numerosas congregaciones y templos nuevos recientemente construidos.
Hoy, la iglesia de Lirquén cuenta con más de 700 miembros y se encuentra en constante trabajo espiritual y material, a fin de cumplir el mandato divino de pregonar el Santo Evangelio a toda criatura.
La historia de una Iglesia es la carta de presentación de una congregación, ya que este es el fruto que con los años ha demostrado ser, y para la gloria del Señor la Iglesia de Lirquén ha demostrado ser de bendición, siendo cada vez más en ascenso, y de esa manera a través de sus frutos poder demostrar que el Espíritu Santo está en ellos, y que están “Esperando el regreso de Cristo…”


PASTORADO

Pastor Héctor Reyes Arriaga

El Pastor Héctor Reyes Arriaga, nació en la localidad de Conuco el día 25 de septiembre de 1945, siendo el mayor de 15 hermanos. Sus padres son Rafael Reyes Díaz y doña Celina Arriagada.

 

Dios, desde muy joven, lo tenía destinado al Ministerio. Es así como mediante diversas revelaciones, el Señor le muestra la bendición que para él tenía preparada.

 

En junio de 1968 recibe la primera revelación de Dios: en medio de la noche una voz le despierta de su sueño, él sin ver a nadie y medio de tanto silencio sintió un gran temor, y no entendía lo que estaba ocurriendo. Al quedarse dormido nuevamente recibe la siguiente revelación: Se le aparece un personaje quien toca su hombro con su mano derecha y también su rostro, cerca de ellos se abre un libro el cual comienza a leer el personaje. Este estaba escrito con la cita de Isaías 61:1 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel… Al otro día de ocurrido esto, él se levanta y va a visitar a un hermano de apellido Mondaca, quien le explica todo lo que le había ocurrido, le dice que aquel mensaje corresponde a palabras proféticas, a un llamado al ministerio del Pastorado. En ese minuto él no entendía lo que Dios tenía para su vida.

 

Pasó el tiempo, y ya más instruido en la palabra de Dios, recibe otra revelación: Vió el rio de Rafael, cruzaba por ahi una nave muy hermosa que era conducida por Jesucristo, quien vestía ropas blancas, brillantes, un manto dorado y cintos de color. Su rostro era como el sol. Al mirarlo, Él extiende su mano y le llama por su nombre haciendo una señal para que se acercara, y le repite 3 veces: “Ven te necesito”, él corrió rápidamente y con gran gozo al encuentro de Jesús.

 

Posteriormente, le entregó la siguiente profecía: “Yo te llame para sanarte, nadie podrá sanarte de tu enfermedad de hechicería, solo yo dice el Señor y te he llamado porque te necesito y te voy a entregar un pueblo en tus manos”. Luego el Señor le presenta la siguiente situación: se encontraba en el pulpito de la iglesia de Lirquen, orando junto al Pastor Juan de la Cruz Vilchez, y al ponerse ambos de pie, el pastor pone su mano derecha en su hombro y le dice “Hermanito, hágase cargo de la Iglesia”, a lo que le respondió “pastor, yo soy nuevito y en mi iglesia no soy de todo servicio (haciendo alusión a la Iglesia de Conuco)” . El pastor le contesta: Hermanito obedezca, le vamos ayudar!.

 

El Pastor Héctor perteneció al local de Conuco, de la iglesia de Rafael, y su traslado hasta Lirquén se debe a que contrae matrimonio con la hermana Celestina Carmen Mellado Mellado, quien participaba en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Lirquén, junto a toda su familia, los cuales tenían una importante participación en esa iglesia ejerciendo diversos cargos.

 

Transcurridos 17 años desde aquellos hechos, la palabra de Dios se confirma. En la Conferencia de Temuco del año 1985, es confirmado como Pastor, por el Obispo Mamerto Mancilla Tapia.

 

Con su amada esposa Carmencita, contrajo matrimonio el día 17 de mayo de 1969, naciendo de este amor su hija Natividad el día 31 de enero del 1970, y Rafael, el 20 de octubre de 1973. Su descendencia es Daniel Alan, Nicolle Daniela y su bisnieto Daniel Alonso.

 

La pastora Carmencita ha sido una gran sierva de Dios, desde muy joven ha seguido los caminos de Cristo, y pese a que sufre una compleja enfermedad a sus riñones, ha sabido salir adelante con la gracia de Jesucristo. Es una mujer valiente y esforzada, fiel esposa y compañera, trabajadora en la obra del Señor, un digno ejemplo para su familia y congregación, todos los cuales mantienen un profundo afecto por ella.

 

El Pastor Reyes ha sido bendecido durante su ministerio en diversos cargos dentro de nuestra entidad religiosa, ha sido Superintendente en diversas Iglesias del Sector, Jefe de Sector , miembro de la “Comisión de Orden y Ascenso y Disciplina” por dos periodos (en la entidad privada), dos periodos en el Tribunal Eclesiástico (entidad de derecho público) siendo Vicepresidente. Fue miembro de la “Comisión de Reforma de Estatutos” integrando dos veces dicha comisión. Además, fue Pastor Asesor de los Ciclistas del Sector organizando en cuatro oportunidades, organizando concentraciones con los ciclistas en diferentes fechas.