Inicio Noticias Biografía: Pastor Bernardo Toledo IMPCH Penco

Biografía: Pastor Bernardo Toledo IMPCH Penco

317
0

 

 

El Pastor Bernardo Toledo Lastra nació un día 15 de Abril del año 1932 en la ciudad de Linares; sus padres fueron José Segundo Toledo Toledo y Benigna del Carmen Lastra Muñoz, quienes se encargaron de criarlo en el camino del Evangelio entregándole desde su niñez el consejo de Dios.

Mientras corría el año 1950 contrae matrimonio con la joven Lidia Irene López Vargas, producto de esta unión nacen siete hijos; Bernardo Salvador, quien fallece a los 8 meses de edad, luego nació Bernardo Narciso, Ana María, Teresa de Jesús, Edras Jeremías, Moisés Elías y Tabita. La familia creció, llegando a tener 22 nietos y 15 bisnietos.

Según el ordenamiento institucional de nuestra Iglesia, es durante el año 1955, a la edad de 23 años, el entonces hermano Bernardo Toledo, es nombrado como Obrero (encargado) para administrar la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en la ciudad de Quillota.

Durante las Conferencias llevadas a cabo el año 1962, en la ciudad de Santiago, es llamado al Ministerio siendo nombrado como Pastor Probando, y teniendo la bendición de ser ungido por el Obispo Manuel Umaña Salinas.

La iglesia de Penco, antes del año 1966, era un Anexo perteneciente a la Iglesia de Lorenzo Arenas, la que era dirigida por el Pastor Octavio Villegas; en ese mismo año pasa a ser presidida por el Pastor Campillay hasta el año 1968.

La llegada del Pastor Bernardo Toledo Lastra a la ciudad de Penco se efectuó un día 30 de Mayo del año 1968, a la edad de 36 años. Llegó con toda su familia, trasladado desde la ciudad de Quillota. Desde ese día 30 de Mayo la Iglesia Metodista Pentecostal de Penco inicia un camino de comunión con sus Pastores, camino que no ha estado exento de anécdotas, alegrías y también pruebas, que han marcado la historia y el camino que ha recorrido la Iglesia de Penco.

A su llegada se encuentra con un pequeño Templo de madera, sin embargo, el Pastor Toledo inicia de inmediato la construcción de un Templo más grande que incluye también, una casa pastoral en el fondo, lugar que sería su hogar y el de su familia.

Es durante sus primeros años a cargo de la Iglesia de Penco que es ascendido a Pastor Diácono, durante el año 1969; en el año 1972, es promovido al grado de Pastor Presbítero de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile. Durante el año 1971 el Pastor Juan de la Cruz Vilches, de la Iglesia de Tomé, traspasa la Clase de Cerro Verde Alto al Pastor Bernardo Toledo; esta clase venía con una hermandad de 8 familias y un templo en sitio ajeno, que obligó a su demolición.

El día 28 de febrero del año 1973, marca la historia de la Iglesia Metodista Pentecostal de Penco, ya que un incendio destruye por completo el Templo y la casa habitación, quedando el Pastor Toledo y su familia sólo con lo puesto. La familia Meza-Arrau es quien acoge en su hogar a la familia pastoral durante dos años.

 

Con la confianza en Dios Todopoderoso intacta comienza a levantarse desde las cenizas la construcción del nuevo templo en Penco, pero esta vez, de material sólido, siempre con Dios por delante y con la ayuda de todos los hermanos que se congregaban en la iglesia Metodista Pentecostal de Penco. Durante el periodo de construcción del nuevo templo se utiliza la clase de Cerro Verde Alto como Templo Central. Es así como en el año 1978 se termina la construcción de la nueva Iglesia Metodista Pentecostal de Penco, es muy importante destacar es que nuestro padre celestial entrega al pastor Bernardo Toledo la sabiduría necesaria para ser el Arquitecto, Dibujante, Supervisor y Constructor de la obra.

El pastor Bernardo ha sido intervenido en varias ocasiones: en el año 1996, de la Vesícula y Ulcera, en el 2004 de la Próstata, entre el 2014 y 2015 le diagnosticaron Cáncer de Colon Rectal; en el 2016 lo operaron de dicho diagnostico con el cual comenzó a decaer de su salud hasta el día de hoy.

En febrero de este año 2018, una semana antes de las Conferencias Anual, nuestro Obispo Presidente Bernardo Cartes Venegas lo visitó en su hogar, oportunidad que aprovechó de ungirlo y darle palabras de aliento en este proceso de enfermedad. El pastor Bernardo en esa ocasión pidió la autorización para ausentarse de la Conferencia Limache 2018 por su salud y la de la Pastora Lidia.

En el mes de marzo lo hospitalizaron en la localidad de Lirquén, comenzó a tener pérdida de memoria; él contaba que veía una niña en el segundo piso que lo venía a buscar y veía a muchos hermanos que cantaban alabanzas al Señor.

Para su cumpleaños, en abril 2018, se cumplió uno de sus sueños más anhelados, tener a los hermanos de la Catedral Evangélica de Santiago, fue así como la Iglesia de Penco, recibió la visita del Coro Plantilla de la Catedral, quienes junto a la congregación celebraron el cumpleaños número 86 del Pastor Bernardo, fue un servicio hermoso en donde a través de la música el corazón de Pastor Toledo fue gratamente alegrado, inyectándole a través de la alabanza, ánimo y fortaleza. De igual manera recibió cuando recibió la visita del Obispo Eduardo Durán con quien tiene una amistad de años y que en estos momentos de enfermedad Él se ha hecho presente.

En el día 10 de septiembre, nuestro Obispo Cartes, visitó nuevamente al Pastor Bernardo y su esposa junto al pastor Rafael Romero Villegas de quienes compartieron un tiempo de oración, además de corroborar la entrega de una cama clínica la cual ha sido facilitada por la Iglesia, durante el periodo en el que el Pastor Toledo la requiera.

Son muchos quienes están atentos a los cuidados del pastor Bernardo, destacamos a su hija Tabita, quien junto a su esposo tienen el privilegio de ser sus cuidadores, además de la colaboración de su hija Teresa, la hermana Patricia quien es nuera de los Pastores y en especial el hermano Moisés y su familia, quienes cada domingo están atentos a colaborar con las atenciones en la casa Pastoral.

A pesar que su última predicación a la iglesia fue en Mayo de este año sentado en una silla al lado del púlpito, a mediados del mes Septiembre, como a las 04:00 de la madrugada estando en su hogar, el pastor Bernardo comenzó a predicar, reprendiendo a la Iglesia con firmeza y vigor, llamándola a buscar la presencia del Espíritu Santo, para quienes lo escucharon, fue una bendición tremenda y única.

Durante la administración espiritual del pastor Toledo, la iglesia ha sido testigo de muchas bendiciones que Dios misericordiosamente nos ha entregado, lo que es una prueba indubitable que el apoyo celestial ha sido el centro de su ministerio, tanto así que aunque Dios envía pruebas a su Iglesia, esta ha permanecido unida y orando para volver a ponerse en pie, pues es el Señor quien envía la fuerza necesaria para continuar trabajando para el Salvador.

A sus 86 años de edad, es importante destacar que el Pastor Bernardo, dentro de sus múltiples atributos espirituales además posee un muy buen sentido del humor y una alegría especial para comunicar lo que Dios ha realizado con él. También lo ha dotado de una mente privilegiada para recordar las grandes obras que ha visto en su vida, compartiendo esas experiencias y transmitirlas a las nuevas generaciones bendiciendo de esta manera su Iglesia, la que ha tenido el privilegio de caminar bajo su administración espiritual durante tantos años. También hay que destacar el amor profundo y manifiesto que tiene por su Esposa, quien también ha atravesado días complejos en su salud; en muchas ocasiones el pastor Toledo, ha sido quien a ungido a su esposa en su cama, demostrando su amor y pidiéndole a Dios que la deje para que lo siga acompañando.

La iglesia actualmente, es dirigida por el hermano Fernando Rubilar, ayudante del Pastor y los Oficiales Diáconos. La congregación destaca también, la labor realizada por los dos últimos pastores Superintendentes, Pastor Miguel Faúndez Durán de la Iglesia de Florida y el actual Superintendente, pastor Carlos Opazo Peña de la Iglesia de Guarilihue, quienes se han comprometido con la Iglesia y también con los Siervos del Señor.

Nuestro Pastor Bernardo Toledo también ha sido premiado, por la autoridad civil de la comuna de Penco como vecino destacado e Hijo de la ciudad. Al pasar los años, se puede decir que el Pastor Toledo y la Pastora Lidia, quien con sus 86 años es en la actualidad son los Pastores con más antigüedad dentro de nuestra organización, tienen un baúl de recuerdos y experiencias maravillosas que jamás se agotan, pues son el resultado de su caminar diario, con una mirada puesta en quien un día les dijo: “…NO TE DEJARE NI TE DESAMPARARÉ”.