Inicio Destacados PASTOR JUAN DE LA CRUZ VILCHES NAVARRETE

PASTOR JUAN DE LA CRUZ VILCHES NAVARRETE

49
0

El pastor Juan de la Cruz Vilches se convirtió al Señor el año 1923 en la ciudad de Chillán, y fue casado con doña Inés Salazar Aguilera.

En el año 1934 es designado al frente de la naciente iglesia de Bulnes un hermano de su congregación, el hno. Juan de la Cruz Vilches. En este lugar destacó como un promisorio predicador de la Palabra de Dios quien, al principio de su Ministerio, sufrió muchas privaciones, persecuciones y dificultades. En el año 1939, después del terrible terremoto que devastó toda esa zona del país, es cuando la obra de Dios en Bulnes se afianza sólidamente y vienen entonces más gloriosas jornadas.

En el año 1943, con sus propias manos y con la ayuda de sus hermanos levantan el Templo definitivo en calle Arturo Prat 255, donde permanece hasta hoy.

En su administración el circuito de Bulnes se extendió ampliamente, y en la actualidad muchas de esas congregaciones se encuentran siendo pastoreadas por otros siervos del Señor.

En el año 1948 es enviado por el Superintendente General, Manuel Umaña, a dirigir la congregación de Tomé. Frente a ella, le corresponde organizar dos Conferencias: la histórica del año 1950 en donde se nombra al Pastor Umaña como Primer Obispo Pentecostal de Chile; y la de 1970, a la que llegaron pastores de Chile como del extranjero.

Fue superintendente de Distrito en varias ciudades del país y durante años fue miembro del Directorio de la Iglesia. También fue designado candidato a Obispo en la Conferencia de Valparaíso de 1965, postulación que rechazó para dedicarse exclusivamente a su iglesia y locales que tanto amó.

Durante su trayectoria pastoral construyó una gran cantidad de Templos en: Bellavista, Dichato, Menque, Lirquén, Rafael, Cerro Verde, Cerro Verde Alto, Penco, Villa Santa Rosa, Conuco, Rahuil, Lloicura, Pisis, Los Quillayes, del Santo, El olivo, Lord Cochranne y Punta de Parra, además dejó avanzado el templo de calle Nogueira.

El día 12 de junio de 1987 fue llamado a la presencia del Señor dejando un hermoso testimonio y ricas vivencias de una fe profunda e inquebrantable en el Señor.